Derlis Santacruz, exquisito volante de gran calidad técnica

Derlis Santacruz (el cuarto desde la izquierda, en cuclillas) en el equipo de Cerro de Franco, en la década del '80, en el estadio Salustiano Candia del club Nanawa.
Se siente mallorquino de corazón, pero es natural de San Juan, Misiones. El fútbol lo trajo y lo dejó en la otrora Puerto Presidente Stroessner.  Era su pasión, pero a ello se sumó su talento para sobresalir en los clubes en que militó, especialmente en Cerro de Franco. Mediocampista, especialista en remates de media distancia y preciso en la cesión de pases. Alcanzó varios títulos en su querida ciudad, Juan León Mallorquín.
 
Derlis Santacruz se ganó su espacio a base de su gran calidad técnico y fuerza goleadora. Comenzó a jugar a muy temprana edad, integró el equipo de Cerro de Franco con memorables figuras de la década del ’80.

«Empezamos a llamar por interno a los compañeros, simulando que éramos de la confitería y ofrecimos jugos, para lo cual tenían que pagar 5 mil guaraníes en la habitación 120»


INICIOS
“Comencé en la escuela de fútbol de River Plate de Asunción, cuando estaba en Primera División.  Jugué en cadete e infantil.  Yo me había de Mallorquín, ciudad a la que llegamos con mis padres de San Juan, cuando tenía un año. Luego volví para jugar en primera del Dr. Mallorquín, en el que gané tres títulos. Después pasé a Primavera, el acérrimo rival de mi primer equipo y volví a ser campeón, hicimos historia, porque luego de 30 años alcanzó el campeonato. Eran momentos inolvidables, porque se sentía el calor de la gente, los domingos eran días de fútbol, el pueblo iba a la cancha para alentar a su equipo”, recordó Santacruz.
“Fui convocado a la selección Caarendy para el campeonato nacional de Interligas. Recuerdo que nos costó mucho ganarlo por primera vez a Paranaense y Hernandariense, porque tenían mejor preparación que nosotros.  Tuvimos que entrenar a dos turnos diariamente, fútbol los miércoles y jueves; buena alimentación y vitaminas para vencer a Paranaense. Lo mismo hicimos para ganar a Hernandariense, que eran potencias en aquel entonces”, agregó.
APODO
“Bueno, por el color de mis ojos llegaron apodarme Mbarakaja (Gato)”.
AYER Y HOY
“Antes, el nivel de los jugadores era diferente, para llegar a jugar en el equipo de primera de la Liga Paranaense era muy difícil, uno debe foguearse bien y alcanzar gran nivel para ser tenido en cuenta en equipos de primera. Y para llegar a la selección tenía que haber marcado la diferencia”, dijo.
Añadió: “Sin desmeritar a nadie, hoy en día es más fácil llegar a jugar en primera, cualquiera tiene cabida. Antes, los técnicos eran exigentes, y no admitían indisciplinados, ni a jugadores de bajo rendimiento. Entonces, uno tenía la obligación de cuidarse, descansar bien, concentrarse y responder en la cancha”.
REGALOS DEL FÚTBOL 
“El fútbol me dio muchas amigos y me abrió la cuenta para tener una linda familia, un hogar, un trabajo. Sin el fútbol no hubiera conocido a personas importantes que me ayudaron a progresar en lo personal y profesional. Me ayudaron a estudiar, a capacitarme. E n ese sentido puedo mencionar a Eduardo Rivera, Joaquín Rodríguez, Meneco (Aníbal) Cáceres, Felipe Giménez, Carlos Barreto Sarubbi, el comisario Nuñez”, expresó.
TÉCNICO
“Hugo Arsenio González, de él aprendí su dedicación al trabajo. Y de Ranulfo Martínez aprendí su don de gente, buena persona. Ambos eran grandes profesionales, correctos”.
ANÉCDOTA
 “Estábamos en un hotel de Asunción en el plantel de Cerro de Franco para un partido contra Colegiales. Estábamos  Pedro Barrios, Juan Duarte y yo. Empezamos a llamar por interno a los compañeros, simulando que éramos de la confitería y ofrecimos jugos, para lo cual tenían que pagar 5 mil guaraníes en la habitación 120. Muchos pidieron y fueron a pagarnos, pero nunca le llevamos los jugos, solo en el almuerzo reclamaron algunos y allí les dijimos quE fue lo que pasó, lo que generó la risa generalizada de los muchachos”, refirió.

«Sin el fútbol no hubiera conocido a personas importantes que me ayudaron a progresar en lo personal y profesional. Me ayudaron a estudiar, a capacitarme»


MENSAJE PARA LA JUVENTUD
“La juventud debe estudiar siempre, capacitarse constantemente y dedicarse al fútbol si le gusta, pero tienen que prioridad el estudio, sin eso van a sufrir mucho en el futuro”.
AGRADECIMIENTOS
 “A los dirigentes de Cerro de Franco, Rubén y Meneco (Aníbal) Cáceres; Eliodoro Quintana, a Felipe Giménez, a don Caballero. La prensa aquel entonces, muchos no valoran la labor de la prensa, pero es fundamental para los jugadores sean conocidos. Recuerdo antes eran cronistas Romualdo Villalba, Víctor Hugo Ortíz, Fermín Cabral, Mauro Céspedes, Edgar Torales; y entre los relatores y comentaristas estaban Cecilio Melgarejo, Juan Alcides Gavilán, a todos ellos mi agradecimiento”, enfatizó.
FICHA
Nombres: Derlis Ramón
Apellidos: Santacruz Vázquez
Apodo: Mbarakaja
Fecha de nacimiento: 21/08/1963
Lugar de nacimiento: San Juan Bautista, Misiones
Esposa: Graciela Fornerón
Hijos: Derlis Gabriel, Rodrigo Eduardo y Fernando Adrián
Puesto: Mediocampista
Estatura: 1,70m.
Trayectoria: River Plate (Asunción), Dr. Mallorquín, Gral. Caballero, Primavera (Liga Caarendy), Cerro de Franco, Nacional de Hernandarias, San Vicente (Liga Santarriteña0); selección Caarendy y selección Paranaense.
Logros: Tricampeón con Dr. Mallorquín en la Liga Caarendy de Fútbol en1982, 1983 y 1984; campeón con Primavera en la Liga Caarendy de Fútbol en 1989.

Estampas Paranaenses es un proyecto que pretende contar la historia de futbolistas que construyeron la historia del fútbol en el Alto Paraná, a través de su talento y dedicación.

Facebook Comentarios