Rogelio Delgado, el bastión de la defensa

Rogelio Delgado, en el equipo de Paraguay en el Mundial México 86.

Rogelio Delgado, portentoso caudillo en la zaga, barbudo y de gran carácter, que no daba por perdida una pelota.  Distinguido atleta, un referente histórico  de Olimpia y  la Selección Paraguaya, capitán  en México 1986.

Futbolista de talla internacional que fue figura en los tradicionales clubes  del balompié chileno, Universidad de Chile y Colo Colo, además,  reconocido  en Independiente de Avellaneda de Argentina.   Es el actual presidente de la Asociación de futbolistas del Paraguay (FAP).

Inicios

Empezó a jugar  fútbol con amigos en la canchita de su populoso barrio  Tablada Nueva de Asunción, para luego forjar su trayectoria en la escuela de futbol del Club Olimpia.

“Me Inicié en la escuela   de  fútbol  de Olimpia  a los 12 años, fue gracias a mi padre que me llevó al decano porque  era la única escuela formalizada y promocionada  en ese entonces, desde esa vez, él me apoyó en todo para cumplir mis sueños, pese a  que él  era hincha de Cerro Porteño”, recordó.

Debut, consolidación en primera  y el porqué de la barba

 Tras una pasantía en el instituto de formación boliviano Enrique Happ, retornó a  Olimpia y debutó en 1977, equipo que con el paso del tiempo se consolidó y entró a la historia grande del franjeado que ganó torneos locales y la Copa Libertadores, Interamericana e Intercontinental en el 79´.

“Yo tenía la intención de seguir en Bolivia, ese era mi deseo como todo joven, pero al regresar a Olimpia, el presidente Osvaldo Domínguez ya no me permitió eso y desde ahí me incorporé definitivamente al equipo a los 17 años” rememoró.

 

Siendo Delgado muy joven en el plantel experimentado olimpista, el entrenador uruguayo Luis Cubilla, le exigió dejar crecer la barba y  disimular  su aspecto de niño, para la posición en el que le tocaba jugar, debía aparentar rudo, desde ese momento  formó parte de su  temida característica como zaguero.

Con el decano, Delgado se adjudicó el hexacampeonato paraguayo de 1978 a 1983, el de 1985 y los mencionados torneos continentales del año 1979.

La final ante Boca Juniors en 1979

Olimpia derrotó a Boca Juniors en la final de la Copa Libertadores de 1979, luego del 2-0 de la ida, en el Defensores del Chaco. El franjeado viajó a Buenos Aires con la misión de conquistar su primer título internacional que consiguió con un empate sin goles en un bravo partido en La Bombonera.

Delgado fue protagonista de ese encuentro de revancha desde el minuto uno, cuando ingresó al juego sustituyendo a su compañero Osvaldo Aquino, tras la expulsión en la primera jugada  del zaguero Roberto Paredes.

“Don Luis Cubilla (entrenador) me mandó a la cancha para cubrir el puesto de Paredes en la defensa, verdaderamente en aquel tiempo la  final de Libertadores era como una guerra, antes del compromiso, nos bajamos a más de dos cuadras del estadio y caminamos entre la barra brava  de Boca”, comentó

Posteriormente,  en  la segunda etapa fue expulsado el mediocampista Carlos Kiese, El partido finalizó con nueve jugadores por escuadras y tras aguantar el cero, Olimpia se coronó por primera vez en su historia como campeón de América

“A pesar de todo ganamos de forma muy merecida el torneo y en misma Bombonera,  Boca era el bicampeón de entonces,  hacer la vuelta olímpica en  su estadio para cualquier equipo paraguayo  era impensado”, sostuvo.

La gloria mundial ante el Malmo de Suecia

El franjeado  ganó la Copa Intercontinental  frente Malmo de Suecia, el subcampeón europeo, que  disputó el certamen  ante la negación del Nothingam Forest de Inglaterra  para dirimir  el torneo como vigente campeón de clubes en el viejo continente.

“Salimos  en diciembre rumbo  a Suecia, con 42 grados de calor desde Asunción,  al llegar a Malmo nos encontramos con 13 grados bajo cero, ante todo eso nos impusimos para ganar”, indicó”.

El Decano se consagró  honoríficamente en aquel momento  como campeón mundial  de clubes, al derrotar a los suecos  por 2-1 de local en diciembre de 1979 y 1-0 de visita en marzo de 1980.

En 2017, la FIFA ratificó  a todos  los ganadores de la Intercontinental como legítimos campeones mundiales en seguimiento al actual formato de la Copa Mundial de Clubes.

“Nosotros siempre nos consideramos campeones mundiales pese a ese tardío reconocimiento, lo valoramos mucho porque nos costó ganar aquello” reconoció.

En cuanto a la importancia de  Osvaldo Domínguez Dibb y Luis Cubilla para las conquistas intermacionales sostuvo “que siempre tiene que coincidir un equipo de  buena dirigencia y un buen cuerpo técnico, junto a un plantel de jerarquía y mucha hambre como el que teníamos el cual posibilitó las conquistas impensadas, eso abrió las puertas para que otros equipos de continente  también de crean en que podían ganarla“

 

Su paso por la Selección Paraguaya y el regreso a los mundiales

El león paraguayo” estuvo al servicio de Albirroja desde 1977, ese año se conformó una selección juvenil  al  mando del profesor Osvaldo Pangrazio, con quien años más tarde se disputó el sudamericano sub 20 de Paysandú, Uruguay y a la postre se clasificó al Mundial de la categoría  en Japón 1979.

Su debut con la selección absoluta se dio en 1983, fue participe y protagonista  del reestreno mundialístico paraguayo en México 1986, luego 28 años de ausencia después de Suecia 1958.

“Lo más importante era que Paraguay regrese a los mundiales luego de casi 30 años, hace mucho tiempo que la selección  no era protagonista y la gente ya quería eso, logramos interpretar ese deseo de la afición e hicimos el esfuerzo con el gran plantel para clasificar, el pueblo lo disfrutó bastante porque también era impensado que clasifiquemos a esa justa mundial”, recordó.

Rogelio fue autor de uno de los tantos en el juego de ida del repechaje clasificatorio  ante Chile. En esa jornada Paraguay, derroto al combinado trasandino por 3-0 y Delgado anotó el segundo gol en el estadio Defensores del Chaco, en la revancha, una igualdad en dos tantos en  Santiago  posibilitó la anhelada clasificación

En la cita ecuménica  azteca, Delgado fue titular y capitán en los 4 encuentros que el combinado paraguayo disputó en el certamen. El defensor vistió la casaca albirroja en 53 partidos desde 1983 a 1990, marcó 6 goles y disputó también  3 ediciones de  Copa América en 1983, 1987 y 1989.

 

El bastión de Independiente

El zaguero formó parte de la historia grande de Independiente de Avellaneda con el que conquistó el campeonato de 1988-89, bajo el mando del estratega Jorge “El indio” Solari.

En el elenco rojo  fue figura junto a  grandes referentes del fútbol argentino como Pedro Monzón, Hugo Villaverde, Ricardo Guisti, Claudio Marangoni, Néstor Clausen el gran Ricardo Bochini y otros.

“Fui a Independiente luego del mundial de México, me sume a un plantel riquísimo que venía de ser campeón Intercontinental, era un tremendo equipo, gracias a Dios fuimos campeones y seguimos disfrutando de aquello, seguimos siendo amigos, visitándonos en forma periódica para estimular ese espíritu de equipo que habíamos conformado”, aseveró.

En el Rey de Copas argentino Delgado estuvo desde 1987 hasta 1992, jugó  71 partidos, y marcó 4 goles.

Su llegada a Universidad de Chile

A mediados de 1992, pasó a la Universidad de Chile, en elenco azul se convirtió también en un baluarte defensivo de un gran equipo que logró el título luego de 25 años en el futbol chileno en 1994.

“Me toco llegar a la “U”  en un equipo grande que llevaba mucho tiempo sin salir campeón, era un momento complicado donde el club  retornaba a primera división, a base de sacrificio y un trabajo exigente se conformó un gran plantel  con el que  le ganamos el campeonato a Universidad Católica que, en ese momento era una potencia y es un título muy recordado por la gente” recordó

En ese torneo es muy recordado una salvada  espectacular sobre la línea del de su compañero que evitó el gol del delantero de la Universidad Católica, el argentino Alberto Acosta.

“Junto a mi compañero Christian Castañeda, nos atropellamos para sacar una pelota que ya entraba, terminó sacando él, pero ahí se resumió todo el compromiso con la camiseta del club, esa pelota sacada sobre la raya significó más que un gol porque de ahí generamos un contragolpe e hicimos el tanto que sirvió para el campeonato posteriormente ”, recordó.

En el club azul el zaguero ganó un título, jugó 126 partidos tuvo 2 expulsiones y anotó 6 goles.

Su paso  por Colo Colo

Para 1995, el zaguero anunció su retiro del fútbol profesional  y pasó al staff técnico de Colo Colo, el otro grande del fútbol trasandino,  liderado por el compatriota Gustavo Benítez. Sin embargo,  a pesar de anunciar su retiro y ser asistente del DT, la falta de defensores lo obligó a disputar la liguilla pre Libertadores de ese año con el Club Cacique ante el Deportes Temuco en el que   como asistente técnico obtuvo dos campeonatos en el equipo colocolino

“En Colo Colo hicimos un buen trabajo y conseguimos los títulos después de un tiempo de sequía,  no tengo más que agradecerle a Dios por haberme posibilitado ser un profesional del fútbol, lo viví apasionadamente que hasta  ahora sigo disfrutando”,  mencionó.

 

Su rol vigente en el fútbol 

Es el actual presidente de la Asociación de futbolistas del Paraguay (FAP), entidad defensora  de los derechos formativos,  sociales y laborales de futbolistas profesionales  en el país.

“El fútbol es una industria que exige profesionalizarse, en nuestro país todavía somos reacios y ese desafío todavía está en marcha, todos los países ya se han profesionalizados y a nosotros nos cuesta”, indicó.

Además, es director del Centro Educativo Espíritu Santo, situado en Mariano Roque Alonso, una institución inculcada en valores espirituales y deportivos.

Es Máster en Derecho, Economía y Gestión del Deporte (Universidad de Limoges – Francia).

Posee el título de DT Superior de Fútbol (ANFP-Chile).

Mensaje a la juventud

“A los jóvenes debemos gritarlos bien fuerte para instarles que no tienen otro camino más que  educarse y formarse, en nuestra sociedad tenemos gran potencial pero en cuanto a educación y formación, le damos muy poco a nuestros jóvenes”, enfatizó.

Equipo de Olimpia de 1979.

Ficha

Nombre: Rogelio Wilfrido Delgado Casco

Fecha de nacimiento 12/10/1959

Puesto: Defensor, zaguero Central

Apodo: El León Paraguayo

Estatura: 1.78 cm

Trayectoria

Olimpia 1976 – 1987

Independiente 1987 -1992

Universidad de Chile 1992- 1994

Colo Colo 1995

Logros

Como futbolista:

Campeón de  Copa Libertadores, Interamericana e Intercontinental 1979

Siete veces campeón paraguayo: 1978-1983 y 1985, todos con Olimpia.

Campeón del fútbol argentino con Independiente en 1989

Campeón del fútbol chileno con Universidad de Chile en 1994

Mundialista y capitán en México 86.

Como asistente técnico:

Campeón con Colo Colo  1996- 1997.

 

Texto: Jorge Martínez.

Fotos cedidas por Rogelio Delgado

Facebook Comentarios